Cuidado de la piel reseca 

La piel reseca ocurre cuando la capa externa de nuestra piel pierde demasiada agua y aceite. Se presenta, generalmente, como parches en la piel que se ven y se sienten ásperos, escamosos y con picazón, entre otros síntomas. En algunos casos causa grietas en la piel, las cuales pueden llegar a sangrar. 

La piel reseca se puede presentar en la piel de cualquier parte del cuerpo. Sin embargo, ocurre con mucha más frecuencia en la piel de las manos, los pies, las piernas y los brazos. Se trata de una afección muy común que ocurre en personas de todas las edades.

Las principales causas de la piel reseca

Existen diferentes causas por que se reseca la piel. Estas incluyen factores ambientales como los climas fríos, ventosos y secos y el uso de calefacciones o acondicionadores de aire que eliminen la humedad. También incluyen ciertos hábitos del cuidado de la piel, como las duchas calientes y prolongadas y el uso de jabones o detergentes abrasivos. 

Así mismo, la piel reseca puede ser causada por otras afecciones de la piel (como la dermatitis atópica o la psoriasis, por ejemplo), por ciertos medicamentos o como consecuencia natural del envejecimiento, ya que nuestra piel se va volviendo más fina y sensible. Pero recuerda que siempre es importante que consideres consultar a tu médico.

¿Cómo prevenir la piel reseca? 

Las siguientes son algunas de las principales medidas de prevención que puedes tomar para evitar la piel reseca: 

  • Hidratar la piel con productos hidratantes de uso diario como Bepanthen® Derma Loción Corporal. Estos ayudan a mantener la salud de la barrera natural de la piel.
  • Evitar las duchas largas y con agua caliente. Lo recomendado es durar menos de 10 minutos duchándonos y utilizar agua tibia.
  • Evitar los productos para el cuidado de la piel que contengan alcohol u otros químicos.
  • Cubrir la piel durante condiciones frías o ventosas, utilizando prendas como bufandas o sombreros. El uso de guantes es muy eficaz para prevenir la resequedad en las manos.
  • Afeitarse cuidadosamente, usando un producto lubricante y en la dirección del crecimiento del vello.

¿Cómo tratar la piel reseca? 

Si ya tenemos la piel reseca, existen medidas adicionales que podemos tomar para aliviar nuestros síntomas. Beber mucha agua, evitar restregarse la piel, usar un humidificador de aire y usar ropa con telas naturales son pasos que podemos tomar, además de las medidas de prevención ya mencionadas, para tratar la piel reseca

También se recomienda aplicar una crema emoliente, como Bepanthen® Derma Regenaración Intensa, en la piel afectada. Esta ayuda a aliviar los síntomas de la piel reseca y puede ser aplicada tantas veces como sea necesario. 

Artículos relacionados