Cuidados de la piel para bebés y mamás

Cuando tenemos un bebé entre nuestros brazos podemos darnos cuenta de lo pequeño, frágil y sensible que puede llegar a ser ante tantos agentes dañinos que existen allá afuera en el mundo exterior. La piel resulta primordial si de proteger al recién nacido se trata. Es el órgano más grande del cuerpo humano y lo protege, en gran parte, de algunos elementos o sustancias existentes que pueden llegar a dañarlo: la contaminación, los rayos solares, el frío y los hongos y bacterias con los que podemos tener contacto en cualquier lugar y a cualquier momento. Por todo esto, cuidar la piel del bebé es muy importante, de esta manera, este órgano maravilloso podrá realizar su función de proteger al recién llegado sin complicaciones1, manteniéndolo sano y sin molestias.

La piel del recién nacido cuenta con algunas características específicas que la vuelven mucho más sensible y delicada que la de un adulto, por lo que requerirá cuidados especiales. Aunque esto será solo por un tiempo mientras su pielecita madura y se vuelve más resistente, recuerda que el cuidado de la piel es fundamental en cada una de las etapas de la vida. Acá te presentamos algunos cuidados de la piel del recién nacido que puedes llevar a cabo:

Cuidados de la piel para bebés y mamás
  • No bañar a diario2: No es necesario, los baños diarios pueden resecar la piel del pequeñito. Además, un bebé aún no realiza todas las actividades que un adulto o un niño más grande sí, por lo que no suda ni se ensucia demasiado. Lo que sí es importante es mantener limpia el área del pañal para evitar infecciones como la dermatitis del pañal, así como, la cara y el cuello para evitar acné neonatal.
  • Usar jabones neutros: Recuerda que la piel del recién nacido aún no es lo suficientemente resistente. Los jabones con olores o colorantes químicos y las lociones fuertes pueden irritar su piel.
  • No exponer al sol: Otra vez, la piel del recién nacido aún no es lo suficientemente fuerte como para resistir a los rayos del sol. Siempre que tu bebé salga al exterior aplícale protectores solares especiales para su delicada piel.
  • Temperaturas templadas: A medida de tus posibilidades, intenta que tu bebé se encuentre siempre en temperaturas templadas. Si esto se te dificulta, pon especial atención en los cuidados de tu bebé durante las temperaturas o muy frías o muy calientes.
  • Utiliza los productos adecuados: Existen distintas cremas y pomadas especiales para la piel del recién nacido que te pueden ayudar a protegerlo. Bepanthen® Pomada Protectora contra Rozaduras puede ayudarte a prevenir y aliviar las irritaciones y rozaduras causadas por el pañal, mientras protege la piel del bebé del exterior. Recuerda que siempre que utilices productos para la piel de tu bebé debes seguir las indicaciones y consultar con tu médico o pediatra.

Pero, la piel del recién nacido no es la única que necesita cuidados después del parto. Tu piel acaba de pasar por un proceso de muchos cambios que continúan. ¡Acabas de traer una personita al mundo! Es muy importante que, además de cuidar al bebé, te cuides a ti misma. Trata de buscar un tiempo para ti3.

  • Hidratación: Después de los 30 años, la piel comienza a perder elasticidad y colágeno, por lo que es muy importante tomar la cantidad de agua suficiente y aplicar productos para la hidratación de la piel si es necesario. Consulta con tu dermatólogo y sigue sus recomendaciones.
  • Limpieza: Sabemos que en estos momentos tienes miles de actividades por hacer, sin embargo, es muy importante que te des un tiempo para la limpieza de tu piel, sobre todo la facial. Recuerda que tu piel es el primer contacto con los agentes externos, por lo que es posible que durante el día haya acumulado gérmenes y bacterias.
Madre masajeando a un bebe
  • Protección solar: ¡Siempre, todo el tiempo! La piel de tu bebé no está aún preparada para soportar los efectos de los rayos del sol, pero la tuya tampoco. Los rayos solares pueden provocar envejecimiento prematuro, manchas y hasta cáncer de piel.
  • Un día para ti: Tú también eres importante. Date un día para relajarte, ponerte una mascarilla y disfrutar de tu propia compañía. Recuerda que, si estás bien por dentro, se refleja por fuera.
  • Utiliza productos especiales para la piel: Existen productos que pueden ayudarte a regenerar tu piel y mantenerla sana. Bepanthen® Pomada Protectora contra Rozaduras te ayuda a evitar las fisuras mamarias durante la lactancia y a cuidar la piel siempre que tú y tu familia lo necesiten. Conoce los usos de Bepanthen.
Image